Hay algunas profesiones que permiten dar el paso a la virtualidad. Esto ha hecho, entre otras cosas, que cada vez sean más las personas que opten por trabajar des de casa.

La psicologia online es una de estas profesiones que permiten desarrollarse en este nuevo entorno digital: hoy día ya son varios los psicólogos que permiten recibir consultas de forma virtual y responder y/o hacer seguimiento de un paciente a través de las nuevas tecnologías.

Ventajas para profesionales y pacientes:

  • Posibilidad de comunicarse a través de diferentes medios: desde el clásico escrito por correo electrónico hasta videoconferencia con algún programa tipo skype (software que permite las llamadas de voz, con o sin imágenes). Es importante no limitarse a un solo modo, ya que hay mucha gente que a lo mejor no está cómoda con la cámara y prefiere hacer consultas de forma escrita.
  • Varias posibilidades a la hora de cobrar: aunque no se pague en efectivo, lo más normal es que los servicios se puedan pagar por ingreso (transferencia bancaria) o PayPal, que es un sistema para hacer pagos en línea de una forma garantizada y con total seguridad. Este punto es importante porque hay personas que asocian Internet y las nuevas tecnologías con la posibilidad de conseguir “cosas gratis”. Independientemente de si quieres ofrecer sesiones promocionales, se tienen que marcar bien las tarifas de los servicios. Se trata de un negocio, una vía a explorar diferente de las consultas físicas, y por tanto debemos valorar correctamente la dedicación que le damos.
  • Es importante crear una página web para unificar toda la información: servicios que se ofrecen, precios, promociones, enlace para contactar directamente, etc. Además, la página web nos puede permitir colgar documentación como manuales, bibliografía o incluso materiales nuestros que queramos compartir (como guías y demás).
  • Además de web, plantéate abrir cuenta en redes sociales o foros que se ajusten a tu público potencial. Desde allí podrás compartir información y anunciarte. También sería buena idea que la página web tuviera un blog o un espacio para ir colgando artículos: estos deben ser especializados y con un alto nivel de contenido para demostrar que se sabe de la materia y que se es un profesional válido en quien confiar. Incluso se pueden hacer vídeos promocionales (para colgarlos en la web o en un canal de Youtube) o una newsletter para informar de nuevos servicios, ofertas o contenidos.
  • Marca tus propios horarios: los negocios online tienen un problema, y es que parece ser que nunca hay horarios. Antes de empezar decide que horario quieres hacer: mañana, tarde, todo el día…y también si trabajarás los fines de semana o si estás dispuesto a hacer excepciones.
  • Por último: deja claro quién eres. No te olvides que en la página web debe haber información sobre quién eres, qué haces, que formación y experiencia tienes, etc. Esta información debe estar bien visible y destacada, porqué será de las primeras cosas que mirarán los clientes que lleguen a la web.