Si estás pensando en montar una tienda vinculada al ámbito sanitario, una de las cosas más importantes es la elección del mobiliario para tiendas y la distribución del espacio.

En la medida que os sea posible, se tendrían que cumplir algunos requisitos como por ejemplo:

  • Adaptar los espacios y hacerlos accesibles: según el tipo de negocio que estés pensando, es muy posible que acudan a tu local personas que requieran adaptación de espacio para poder hacer uso de ellos (por ejemplo, personas que van en sillas de ruedas). Para ello, se deben comprobar la normativa existente (cada Comunidad Autónoma tiene oficinas asesoras) y se puede también pedir consejo extra para ir más allá de lo establecido. Algunas cosas destacadas a tener en cuenta son, por ejemplo, que no haya desniveles (o suplantarlos con rampas) y que las puertas tengan unas medidas amplias.

  • El espacio interior debe ser lo más amplio posible, ya que uno de los muebles que quizá te han falta son las camillas o las sillas. Es importante que los clientes dispongan de espacio para poder ver los productos mostrados con tranquilidad y, si quieren y pueden, que tengan espacio para probarlo. En este caso te pueden hacer falta sillas, banquillos, etc. También puede ser muy útil contar con un amplio mostrador.
  • Si vendes medicamentos o productos envasados, te sería muy útil un buen armario con cajones correderos en los cuales sea fácil encontrar lo que se busca. Que haya la opción de marcado en la parte frontal del cajón también te será muy práctico. Luego es cuestión personal organizarlo como nos vaya mejor: por temas, por orden alfabético, por tipologías de producto, etc.
  • Procura que la iluminación sea correcta y en tono blanco: la sanidad y la salud se ha relacionado siempre con el color blanco, que indica pureza y limpieza absoluta. Muchos de los comercios vinculados a este ámbito usan este color para llegar mejor a sus clientes, usando luz blanca y muebles blancos o de color claro. Si lo combinas con un suelo de baldosas claras estará bien. De todos modos, comprueba sobretodo que el suelo no sea deslizante ya que podría ser peligroso si alguien resbalara.
  • Déjate asesorar por mayoristas que trabajan en este campo. Si compras muebles en muchas y distintas tiendas, lo más seguro es que acabes haciendo un collage que puede romper un poco el resultado final, y más si los compras en tiendas que no están especializadas en este tipo de productos.
  • Infórmate bien de los proveedores que existen y se sus ofertas, ya que a veces tienen restos de serie o productos de segunda mano que han conseguido gracias al cierre de otros locales y tiendas de salud. En caso que optes por esta opción, compra solo muebles y/o complementos que no tengan riesgo de perjudicar la salud de nadie, y comprueba que no tengan roturas ni desperfectos (por ejemplo: comprar una camilla que tenga una pata rota puede acarrearnos con varios problemas)