Las mujeres de compañía son una excelente solución para cuando necesitamos deslumbrar en un evento social. Las mujeres (y hombres) de esta profesión no solo brillan por su aspecto físico sino que también brillan por sus aptitudes y conocimientos.

Disponer de alguien con quien queramos destacar y dar envidia no siempre es fácil y por ello cada vez más personas, principalmente hombres, contratan lo servicios de acompañantes para poder deslumbrar en cualquier velada. No se trata de algo nuevo. Desde hace siglos hombres y mujeres de diversas culturas buscaban a personas que se dedicasen a ser acompañantes en distintos eventos para sorprender y para disfrutar al máximo de cualquier velada.

En la ciudad condal, llena siempre de todo tipo de festividades y eventos, es normal que muchos hombres contraten los servicios de unas escorts Barcelona. Una chica o mujer de compañía deslumbra, no ya solo por su físico, sino por su intelecto. Las aptitudes de una trabajadora de compañía son atributos esenciales para esta profesión que, aunque muchos no lo crean, es una de las más emergentes.

Hoy en día, en nuestro país podemos afirmar que hay centenares de agencias que se dedican a proporcionar servicios de mujeres y hombres de compañía para aquellos que solicitan estos servicios. Las personas que trabajan en esta profesión en ocasiones también ofrecen servicios sexuales, aunque ello depende de las necesidades y de los requisitos del consumidor.

El trabajo sexual es un componente principal en esta profesión aunque no siempre. Muchos solicitan estos servicios para asistir a eventos sociales y sentirse acompañados.

El perfil de las mujeres y los hombres de compañía exige ciertas aptitudes. El cliente puede solicitar cierto perfil y la agencia proporciona la persona que más encaja en él. Se trata de un juego en el que se representa una identidad totalmente falsa para crear una que encaje totalmente en el escenario en el que se representará la acción.

Hoy en día, pese a que esta profesión está bastante mal vista, podemos apreciar que decenas de celebridades y personas con dinero contratan este tipo de servicios, ya no solo por el sexo, sino que también lo hacen con la finalidad de protagonizar un papel que genere envidia o sorpresa.

Pese a estar en una etapa moderna hay costumbres que no cambian, como por ejemplo la falta de aceptación del tema sexual. Pese a que el sexo nos rodea y nos envuelve, pues es una herramienta de publicidad y marketing que vende, aun no podemos despegarnos de ciertos tabúes y manipulaciones en relación con este concepto y con su práctica.

El sexo es algo que vende, ya sea en una película, un libro, un anuncio…El trabajo del sexo es algo primitivo y debemos entender que la gran oferta que hay en el mercado nace y se establece por la gran demanda de servicios. Debemos, por tanto, arrancar los estigmas que envuelven el tema sexual con tal de aceptar de una vez por todas la realidad y dejar de poner barreras y fronteras.