Más calcio es necesario debido a la pérdida de materia ósea es una consecuencia de la edad, siendo mayor después de la menopausia. Las mujeres menopáusicas necesitan más cantidad de calcio, como mínimo 1200-1500 mg/día. Las mejores fuentes son los productos lácteos, algunos vegetales de hoja verde, frutos secos, legumbres y clases pequeñas de pescado que se pueden comer con espina.

Para absorber bien el calcio, el organismo necesita vitamina D, que se encuentra al salmón, la sardina, el atún o el arenque. Se tiene que disminuir el consumo de bebidas como el té y el café, y los cereales sin refinar, puesto que dificultan la absorción del calcio.

Combatir los sofocos

Si quieres reducir estos calores nocturnos provocados por la menopausia, toma una infusión de salvia, ayudarás a que tu cuerpo se adapte a este nuevo periodo hormonal. La salvia contribuye a reducir el sudor, mejorando tu estado. Se aconseja tomar dos o tres tazas de esta infusión durante el día y la noche, y conseguirás descansar mejor.

La alimentación es una gran aliada para combatir los sofocos de la menopausia. Toma bebidas refrescantes para compensar el exceso de temperatura corporal. No abuses de picantes y comidas abundantes; haz cinco comidas al día para evitar que baje el azúcar, una de las causas de los sofocos.