entrenamientosEl entrenamiento físico comporta un desgaste energético derivado por los movimientos corporales del deporte. Un entrenamiento se basa en la práctica planificada y repetitiva para mejorar y/o fortalecer nuestra condición física.

El deporte es una práctica completamente recomendada pues favorece en nuestra salud, en nuestro bienestar y ayuda a prevenir algunas enfermedades.

Cada uno es un mundo, cada persona que se dedica practicar deporte tiene sus objetivos y motivaciones para ello. La actividad física proporciona grandes beneficios pero es importante ser consciente de las metodologías y técnicas básicas para evitar incidencias.

Hay diversas técnicas y fórmulas de entrenamiento, la implicación de cada uno es esencial para conseguir las metas anheladas. Es decir, el esfuerzo es el que otorga la recompensa.

Debes diseñar un programa personalizado (o contratar los servicios de un entrenador personal en Barcelona o en la ciudad en la que estés para que lo configure él) para el éxito de tus intereses físicos y/o deportivos. Organizar un horario, un lugar, materiales (si se requieren), conocer tus aptitudes y tus puntos débiles físicos, las contraindicaciones, preferencias… Un médico o un profesional deportivo puede analizar tus condiciones físicas para conocer tus puntos fuertes y los débiles.

entrenador personalEstructurar el tiempo para dedicarte al entrenamiento, es aconsejable distribuir a lo largo de la semana un mínimo de tres sesiones y con un horario regular. Analiza las opciones de lugar para realizar tus actividades físicas (en casa, en un gimnasio o en la calle).

Dependiendo de tus objetivos, analiza las diversas opciones de ejercicios que te aporten un rendimiento y eficacia para las metas que deseas alcanzar. Combinar entrenamientos es bastante efectivo.

Establece tus metas. Es más sencillo planificar un entrenamiento si conoces qué deseas alcanzar con ello. Además, debes asesorarte de los alimentos que más te benefician para conseguir tus objetivos (esto no significa dejar de comer, sino que debes nutrirte regular, rica y variadamente). Por ejemplo, si tu intención es bajar de peso deberás dejar de abusar de alimentos con grasas saturadas (bollería industrial).

Si tu meta se centra en un evento deportivo (maratón…) tu programa requerirá unos entrenamientos físicos específicos y por intervalos. Si tu intención es tonificar o muscular deberás realizar entrenamientos de fuerza, alternando diversos ejercicios.

Selecciona las actividades más favorecedoras para tus sesiones deportivas y alterna la intensidad y la tipología de éstas para incrementar tus resultados.

Si optas por realizar tu entrenamiento en casa puedes hacer: bailes (mediante videos de ejercicios), Pilates, saltar a la cuerda, usar una bicicleta estática… Si optas por un gimnasio tienes más variedad: piscina, pesas, baloncesto, fitness, clases específicas (aeróbic, boxeo, golf, pádel…)… Si optas por el aire libre puedes: correr, ir en bicicleta, jugar a fútbol…
Todas estas pautas son muy sencillas y, en muchas ocasiones, no les damos importancia. Sin embargo, es muy importante organizar y estructurar tu sistema de entrenamientos y no improvisar por el camino para no perder tiempo. Es importante hacer unos básicos estiramientos antes y después de cada entrenamiento.

El esfuerzo y el compromiso son claves para conseguir los resultados deseados. Diseñar un programa que se adecue a tus necesidades y ajustar tu dieta a tus metas es esencial.